Para ti otra vez


Déjame esta noche descansar en el silencio,
que no quiero ser esclava
ni dueña de tu cuerpo.
Anhelo tus sonrisas en mi almohada,
mientras me lio en un cigarro tus “no puedo” con mis miedos.
Desaparece entre el humo el mundo diluido
tras aquel oscuro y tupido velo,
que de tanto correrlo está ya raido y viejo.
Si eres el blanco de mis miradas
es porque hasta el viento se vuelve cuando pasas.
Juegan mis pestañas a acariciar tu cuello,
siguen mis manos en tu pecho,
sin romper el silencio,
mas no queda sosiego en este acuario
que nos cala hasta los huesos.
 

Ahora que me has enseñado a respirar bajo el agua
voy a hablarle a tus ojos sin palabras.
Quiero abandonarme en tus brazos
para tejer este cuento
entre los mechones de tu pelo.

Voy a ser aquel capitán que quemó las naves
para cobijarse entre tus piernas.
Pues en mi cuerpo derrotado
hallaría la victoria de yacer contigo.
 

Voy a descansar mis ganas en tu boca,
y que tu voz me suene tan adentro
que pueda oirte gritar en el silencio.
 

Ya que en esta ciudad donde todo pasa desparcibido,
Tú y yo nos hemos visto,
Deja que te lleve conmigo
a ese lugar que solo es tuyo y mio.
Tocar tu corazón con mis dedos.
Retener tu aliento un segundo,
hasta que caigas rendida
y tu silencio reconforte mi vida
…y mi mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s